Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

RedUNE.-INFORMACION Y ASESORAMIENTO SOBRE GRUPOS COERCITIVOS*

RedUNE.-INFORMACION Y ASESORAMIENTO SOBRE GRUPOS COERCITIVOS*


*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.

Publicado por RedUNE:InfoAYUDA correo:redunecontacto@gmail.com Tf.- 610 20 54 83 activado 6 Junio 2015, 15:10pm

*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.

RedUNE tenía conocimiento desde hace muchos años de que el Sr. Alessando Di Massi, anteriormente fue uno de los precursores de las estafas piramidales que se dieron a comienzos del 2000, en gran parte de España.

En su momento diversos medios de comunicación de Francia acudieron a ciudades cercanas a la frontera con España, haciéndose eco informativo del amplio movimiento de personas que se acercaban a Hoteles españoles, a encuentros en los que se promocionaba una empresa denominada AIRE 2000.

La televisión vasca ETB, realizo diversos programas informativos en lo que se conoce como pirámide o estafa piramidal a un esquema de negocios en el cual los participantes recomiendan y captan (refieran) a más clientes con el objetivo de que los nuevos participantes produzcan beneficios a los participantes originales. Este esquema funciona con el único objetivo de la captación de dinero, sin productos o servicios de por medio que, por otro lado, son la base de un esquema de redes legal. Se requiere que el número de participantes nuevos sea mayor al de los existentes; por ello se le da el nombre de pirámide.

Un esquema piramidal funciona mientras existan nuevos participantes en cantidad suficiente. Cuando la población de posibles participantes se satura, los beneficios de los participantes originales disminuyen y muchos participantes terminan sin beneficio alguno tras haber financiado las ganancias de los primeros. Este tipo de sistema se considera ilegal en muchos países del mundo entre ellos gran parte de los europeos.

Es en esta época cuando el Sr.Alessdro Di Massi, tiene montado su lucrativo negocio, que él llama pomposamente METODO ALEXANDER .Entonces se hace llamar Alessandro Alexander.

Posteriormente en el tiempo como hay que vivir del cuento y del engaño, se monta su otro método, en este caso la SANERGÍA, aprendiendo de otros embaucadores de la sanación pseudocientífica. Un método curaloTODO, sin evidencia científica ni acreditación oficial, donde surgen licenciados del "Centro de Investigación Bioenergética, como rosquillas.

Para que pasar por facultades de medicina, escuelas universitarias de enfermería o fisioterapia, si en cuatro días tienes tu flamante titulo de Sanergista y puedes curar con energías, todo lo que se te ponga por el medio.

Difundimos imágenes de la televisión vasca ETB, a las que hemos tenido acceso.

Como dice el dicho español: “Se coge antes a un mentiroso que a un cojo”

*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.

Imaginen que les dicen que la enfermedad es simplemente una ilusión. Que además existen unas técnicas y una filosofía curativa que les puede sacar de esa ilusión (de la que se aprovechan los malvados médicos de la ciencia oficial y las empresas farmacéuticas). Usted, que es lector avezado, no caería en el engaño porque sabe que existen virus y otros agentes infecciosos, que un infarto es algo físico y no simplemente un estado de ánimo, que hay genes que predisponen a enfermedades o que un cáncer, el sida, el alzheimer no son simplemente el efecto de una vida en la que hemos olvidado lo holístico, lo espiritual o lo natural.

¿O no? Hace poco un lector me confesaba que un familiar suyo está cayendo -y seguirá haciéndolo a pesar de sus consejos- en todo tipo de alternativas ante una enfermedad incurable, donde la medicina oficial no consigue el efecto deseado. A pesar de que racionalmente sabe que no valen, no puede dejar de pensar que sólo por si pudiera suceder el milagro, tiene que perseguirlo. Podemos comprender esta desesperación, pero es peligroso pensar que con ello además podría perder tiempo para intentar curarse de verdad. Y me parece increíble que se permita a los desaprensivos que viven de esos engaños tanta impunidad.

Bajo la relajada complacencia de los colegios médicos y la administración, que salen beneficiados de esta situación siempre, aparecen vendedores con diploma en medicinas cuánticas, relativistas, energéticas, mezclando churras con merinas, a veces antiguos esoterismos orientales, otras modernas prácticas desconocidas para la gente, canalizaciones de seres ultraterrenos o todo junto a la vez. Por supuesto, no lo sabemos todo de las enfermedades, ni -qué más quisiéramos- podemos curarlas ni prevenirlas. Pero es triste que esa ignorancia (que sólo se contrarresta con una verdadera medicina científica) sea el coladero de estos vendedores de milagros. ¿Y quién los denuncia?

PD.
Lo de que la enfermedad es una ilusión no era una exageración metafórica. Lo de médicos colaborando con estos engaños tampoco. Miren esta página denominada Sanergia (que es marca registrada de un sujeto belga de origen italiano de nombre Alessandro di Massi, afincado en Girona y que afirma que desde 1989 las frecuencias del Universo han cambiado gracias a él, y que vende un sistema demencial, un supuesto "futuro cuántico de la
sanación", y un montón de barbaridades. Miren, y solo cito un párrafo de la portada:

El estado de enfermedad es una ilusión humana. La enfermedad es ignorancia. La "información" elimina la enfermedad. Habrá un día en que la gente tendrá vergüenza de decir que está enferma.

¿Cómo? Ya era asqueroso comprobar cómo siguen existiendo enfermedades vergonzantes, que generan marginación social y demás, como para encontrar gentuza como esta que convierte al enfermo en un tío culpable por tener malas vibras... La hostia en bote.

Tuve conocimiento de esta barbaridad porque un conocido estuvo en una reunión en Pamplona de estos sanergéticos, que además se anuncian en diversos sitios por internet dando teléfonos de contacto. En la charla, la habitual historia de dejarse de engaños de la ciencia oficial y de aplicarse a la energía cósmica y tal. Hay una web que tiene una sección llamada Sanergia Pamplona (marca registrada todo, qué cosas...) donde un tal Carlos y una tal Maribel (licenciados del "Centro de Investigación Bioenergética", aunque Carlos Royo dice ser "licenciado en Ciencias de la Información y empresario" , además de maestro reiki y cosas de esas; Maribel Sierra afirma haber ejercido como misionera y enfermera, pero que estudia y maneja "el masaje tradicional, la reflexoterapia, flores de Bach, Reiki, método cuerpo-espejo, equilibrio de chacras, regresiones y visualización curativa". En la sesión invitaban a seguir la exploración energética, dejar cualquier tipo de terapia convencional y sumergirse en la verdad de la sanergía esa... presentaron también a una persona que dijo ser médico.

Claro que todo esto no es gratis. En las webs del tema, di Masi, tan encantador, comenta que cada sesión de su terapia de conexión, reconexión, etcétera, te sale a 63 euracos, y que en lo completo supone 4 sesiones, mas luego si quieres ya una sintonización (que debe ser como cuando te colocan el mp3 con bluetooth y manos libres) don dos sesiones más. O sea que inviertes 243 euritos para sanarte "a través de las energías / Cuerpo, Alma, Mente, Campo y Espíritu".

Ah, para quedar fuera de la cosa de intrusismo, disponen del truco perfecto, que en frase del guru di Masi es: "
Dejo a los médicos ocuparse de tus enfermedades. Yo me ocupo de tu salud".

*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.

Sanergia es una más de las múltiples técnicas falsas, de pseudo-medicina en concreto, que pululan por los países de occidente esquilmando el dinero a la gente en base a palabras rimbombantes, mixturas de filosofía oriental, gnosticismo, capacidades autocurativas, potencial humano, y lamentablemente haciendo burla de la enfermedad y la debilidad del ser humano, que a veces en su desesperación y frustración, en su dolor y su angustia, es fácilmente engañado por este tipo de embaucadores.

En este artículo podrán leer una gran cantidad de frases y palabras raras, esotéricas, carentes de sentido, pero con una capacidad no pequeña de sonarles atractivas y esperanzadoras, a modo de talismanes que reclamarán su atención, cuánto más si están buscando sanación ante una dura enfermedad propia o de un ser querido.

"Sanergia", dice su fundador Alessandro di Masi, "es una forma de curación bioenergética, te conecta con el Diseño Original, con la frecuencia vibratoria curativa, y te reprograma, te limpia los meridianos y libera tu fuerza vital canalizando tu energía. Con Sanergia desactivas las enfermedades antes de que aparezcan, transmitiendo a las células mensajes de salud, de vida. La sociedad moderna mata las células con sus mensajes negativos. Cada vez que tomamos una pastilla le decimos al cuerpo que está enfermo y eso reafirma la enfermedad".

Lamentablemente, con estas falsedades se engaña a las personas negando la existencia de agentes patógenos, de virus y microorganismos, de la predisposición por el ADN en las personas a padecer ciertas enfermedades, de las variaciones en los sistemas inmunológicos de los seres humanos, y en definitiva, en todas las conquistas de la humanidad en ciencia médica.

Es en el "Centro de Investigación Bioenergética (CIB)" de Girona (España), donde di Masi tiene su consulta principal. Lo fundó cuando se unió con una mujer que "vivía en un bosque aislada de la sociedad en compañía de un burro y dos gatas. Se nutría de todo lo que puede proveer un bosque. Curaba a la gente con raíces, hongos, hierbas e imposición de manos".

Ellos hablan de "curaciones milagrosas, fuera de la lógica, alivio de dolores incluso ante situaciones de quimioterapia, curación de trastornos mentales", y dicen que "las enfermedades más peligrosas son las más fáciles de curar. El poder lo tiene uno mismo, y puede curar a otros a distancia". La curación es sin contacto físico, siguiendo con las manos las vibraciones del universo que tiene cada uno. Según di Masi "el hombre tenía en su pasado remoto la capacidad de auto curarse que perdió en el transcurso de los tiempos. Los animales las tienen aún, e incluso los niños".

El cúmulo de barbaridades que alegan los dispensadores de Sanergia es elevado, y no tenemos tiempo para detenernos demasiado en cada una de ellas. Todo va en contra de la misma ciencia antropológica, histórica, médica, etc. todo afirmaciones sin ningún fundamento científico. Si algo sabemos con claridad del pasado remoto del hombre es que la mortandad era altísima, la vida media de las poblaciones era de 30-40 años, las mujeres morían muchas veces en los partos, la exposición al clima suponía un desgaste altísimo en la salud, la ingesta de nuevos alimentos de cultivos que iban apareciendo en las sociedades sedentarias que se iban formando no era del todo óptima para la salud, y la ingesta de animales enfermos que eran más fáciles de cazar llevaba a veces aparejado el que muchas enfermedades de ellos pasaban a los poblaciones humanas que eran por ello diezmadas.

Si no estamos aún convencidos del descaro de estos pseudo-médicos digamos que en sus propias palabras, "si uno no se sana con Sanergia no se sanará con nada." Según ellos, "no juzgan, no dan opiniones, no recetan. Conocemos las causas de las enfermedades y las comunicamos a los clientes, mientras que los médicos prescriben una medicación que quizás alivia el sufrimiento pero jamás cura. Sanergia no cura enfermedades sino que sana a la persona. Los médicos se ocupan de curar enfermedades y los sanergistas se ocupan de tu salud".

Su método de curación es "fácil, no hay reglas, curamos pero no sabemos cómo curamos. Siempre funciona".

Sanergia tiene un poso de Chamanismo, Reiki, Programación Neurolingüística (PNL), Numerología y demás corrientes sin ningún fundamento científico propias de la "New Age" (Nueva Era). Seguir Sanergia es perder el dinero y el tiempo que sería preciso para encontrar la verdadera solución médica a un problema de enfermedad. Entendemos que la desesperación puede llevar a cualquiera a acudir a este tipo de personas, a un curandero de fuerte personalidad y escasos escrúpulos, pero es un error que puede ser fatal.

¿Qué decir del precio? Los sanergistas ofrecen sesiones o bien 2 ó 4 ó 6 sesiones, resultando un gasto total de varios cientos de euros.

En su concepción del mundo, típica de la Nueva Era, consideran que todos estamos unidos, es un panteísmo craso, con tendencia al solipsismo, y así dicen que "todos somos moléculas provenientes del original Big Bang. Tú eres toda la gente, todos son tú".

Sanergia, como cualquier pseudo-medicina y magia que acampa por sus fueros en nuestro occidente, como siempre ha sido y sigue siendo, ataca con virulencia en dos frentes y se opone directamente a ellos. Por un lado ataca de raíz a la ciencia, a la razón, a la medicina, como hemos podido comprobar. Por otro lado, ataca a la fe, a la fe cristiana y a los cristianos, a la Iglesia católica. Así, di Masi dice: "la mayoría de los enfermos de este planeta son cristianos. Hay más hospitales en Europa que en todo el mundo reunido. Nos han educado con el ejemplo de un hombre desnudo crucificado y tenemos que sufrir, pagar por nuestros pecados, ser humildes, sumisos, respetuosos, obedientes, crédulos". Alessandro di Masi es un manipulador de la verdad al no reconocer que en los países occidentales hay más hospitales y el desarrollo de la medicina ha sido tan elevado no por lo que él afirma, sino por el pasado egipcio-greco-romano y posterior judeo-cristiano que ha potenciado la razón científica, el cuidado a los pobres, los desvalidos, y el conocimiento de la creación por considerarla obra de Dios, y ser manifestación del Reino la sanación del enfermo, una herencia donde la Iglesia ha demostrado y sigue demostrando su cercanía a los pobres y enfermos, tal y como Jesús de Nazaret, el Cristo, predicó e hizo. Por otro lado, su ataque a la muerte en cruz de Jesucristo y su concepción de la Redención y Pasión demuestra el no haber entendido el sentido soteriológico, salvador y redentor de la Cruz y la Resurrección, el triunfo de la Vida sobre la muerte.

Sigue diciendo di Masi: "las personas que rezan son las que no tienen fe. Si rezan continuamente es porque no tienen fe ni en el sanador, si en dios ni en
sí mismos. Tú eliges, tú eres Dios, lo que crees es lo que creas." Creo que no les quedarán dudas del tipo de ideología que subyace en Sanergia, el deseo diabólico de "ser como dioses", en oposición a la razón y a la fe.

"Los medicamentos no curan" es una sentencia que repiten cada día los sanergistas. "El cáncer son sentimientos de rabia, de odio, de envidia, si no crees en la enfermedad nunca la tendrás", es una afirmación que es parte de sus convicciones.
Acudimos a una de las últimas conferencias de Alessandro di Massi. Este italiano se autodenomina el creador de la Sanergía, es decir una "ciencia" para curar cualquier cosa mediante energías.

El aforo está lleno, más de 500 seguidores aplauden al gurú que comienza diciendo lo siguiente: "Cuando finalice esta conferencia tú no tendrás nunca cáncer, si yo te digo que nunca vas a tener cáncer, nunca lo tendrás, es cuestión de creer".

Durante el sermón asegura que Pau Gasol es alto porque el quiso, sino no se puede entender como sus padres miden tan sólo un metro cincuenta. Y muchas frases más como por ejemplo que los enfermeros y médicos " a través de los medicamentos lo único que hacen es ponernos peor."

Los sanergistas que siguen su método ya son más de mil, con un curso de tan sólo cinco días nos aseguran que curan un cáncer terminal en tan sólo seis sesiones por 495 euros. Dice que ha curado a más de 300 personas que estaban desahuciadas gracias a la "conexión".

Más de cien mil seguidores que escuchan su oratoria en la que dice que "si mi madre tuviese un bulto jamás la llevaría a un hospital", porque para ellos el cáncer no es una enfermedad sino una creencia, para finalizar: dicen que una persona de 40 años ha padecido de media 500 cánceres en su vida, pero que como no ha sido consciente de ellos no le han hecho daño...sobran las palabras.

*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.

¿ESTAMOS REALMENTE ENSEÑANDO CIENCIA?:

-LA SANERGIA-

Las enseñanzas con contenido científico tienen un papel –si bien, no demasiado importante– en nuestro sistema educativo. Pero, los que nos dedicamos a la enseñanza de la ciencia, ¿estamos realmente consiguiendo enseñar ciencia o sólo transmitiendo algunos conocimientos científicos?

La definición de ciencia sería algo semejante a esto:

La observación, identificación, descripción experimental, investigación y explicación teórica (y posterior publicación de los resultados obtenidos) de los fenómenos naturales.

Hay que notar que los sustantivos utilizados en esta definición derivan de verbos: observar, identificar, describir, investigar y explicar (y publicar). Esto sugiere claramente que la ciencia es más un proceso que un cuerpo de conocimientos establecido. El conocimiento adquirido a través de la experiencia sería así sólo la segunda acepción de ciencia.

La actividad científica exige honestidad, objetividad, respeto por los hechos probados y sus implicaciones, comunicación, consideración de las evidencias en contra, y una saludable falta de respeto por la autoridad. Los científicos estamos constantemente pensando en qué es lo que sabemos, qué hechos apoyan nuestras teorías y nuestros conocimientos y qué evidencias los contradicen. Es con esta actitud con la que se ha desarrollado lo que ahora llamamos ciencia, una forma de relacionarnos con la naturaleza que ha demostrado tener un éxito fantástico. Deberíamos ayudar a los estudiantes a descubrir esto por ellos mismos o, al menos, recordárselo con cierta frecuencia. Porque, además, hay que enfatizar que los valores de la ciencia son también los valores de la democracia. No es por casualidad que la ciencia y la democracia se hayan desarrollado al mismo tiempo (en la Inglaterra pre y post Revolución Industrial) y que, en muchas ocasiones, las mismas personas (por ejemplo, Benjamín Franklin) desarrollaran ambas a la vez (Journal of Chemical Educaction, abril 2009, p. 411).

Todo lo anterior viene a cuento de si se ha conseguido formar una ciudadanía capaz de analizar con cierta aproximación científica situaciones desconocidas.

Acaba de caer en mis manos un folleto titulado ‘Sanergía’ (que parece ser una marca registrada) y subtitulado ‘El futuro quántico de la Sanación’. Sólo con leer estos título y subtítulo, ya sé que se trata de un asunto con una base científica muy débil, por no decir nula. Todas las actividades de pseudociencia (homeopatía, telekinesia, dobladores de cucharas, echadores de cartas, astrólogos, acupunturistas y un largo, largo, etc.) utilizan un lenguaje supuestamente esotérico, trufado de palabras que parecen científicas, pero que, en realidad, no significan nada. En la definición de Sanergía aparece:

‘Sanergía: Energía generada por nuevas frecuencias que aparecieron en el universo después del último salto quántico, facilitando la sanación a través de las energías’.

Esta definición no sólo no tiene ningún sentido sino que está mal construida en castellano (lo que, por otra parte, no podía dejar de suceder, pues los idiomas no están diseñados para mentir). Al parecer el ‘Salto quántico impresionante se produjo en 1989, de tal manera que algunas personas desarrollaron capacidades de sanación y de auto sanación asombrosas’. Y fue un investigador ítalo-belga -con nombre de pega– el que potenció estas capacidades.

Así, sanergía suena a energía, a energía relacionada con la sanación. Dudo que los autores de este panfleto conozcan otras palabras como entropía, más adecuada a lo que ellos pretenden, o entalpía, con lo que podríamos tener, por el mismo precio que una sanergía, una santropía y una santalpía. Por otro lado, el calificativo de quántico (así, en vez del término científico cuántico) suena más arcaico (y, posiblemente, en opinión de los que han elaborado este opúsculo, más auténtico), dudo mucho que tenga nada que ver ni con el futuro ni, mucho menos, con la sanación.

Pero no es el título lo peor. En estas hojas impresas nos informan, por decirlo de alguna manera, de que:

‘Al inicio de una sesión tu sanergista te inicia en estas energías tan tangibles, las cuales seguirán actuando para siempre después del final de la visita. Se producirá un cambio en tu ser, pues ahora estarás conectado a una nueva frecuencia a un nivel indescriptible.’

Y tan indescriptible: pura palabrería. Se han inventado una nueva profesión, la de sanergista, que es nada menos que la el licenciado en el Centro de Investigación Bioenergética de España. Casi nada. No se les ocurra buscar este centro en Internet. Sencillamente, no existe (lo cual, es casi un consuelo, visto lo que viene después).

El sanergista en cuestión se ofrece a ‘Sintonizarse con el Universo en un Salto Quántico en Concienciación’ y de paso aumentar su ‘vibración’ en sólo seis sesiones al módico precio de 333 euros (lo que significa que cada sesión cuesta el nada módico precio de 55,5 euros).

Todo el panfleto es un puro delirio de frases sin sentido entreveradas de términos científicos que sólo pueden confundir a quien no tenga ninguna formación científica. Pero en el caso de este panfleto la cosa es mucho más grave, pues estos supuestos sanadores hablan de desprogramar enfermedades graves, algunas muy graves, y, por tanto, se trata de dar falsas esperanzas a personas que pueden estar aquejadas de estas enfermedades y hacerles perder un tiempo que puede ser precioso para una curación real (además de obtener su dinero, que probablemente sea lo de menos). Los pacientes tienen que rellenar además un cuestionario personal sobre sus antecedentes médicos, lo que puede constituir un grave problema de circulación de datos médicos que sólo deberían ser conocidos por los médicos autorizados para ello y con una deontología profesional contrastada.

¿Cómo pueda cualquier persona con cierta formación saber que se encuentra en presencia de un fraude científico? La efectividad de los diferentes tratamientos médicos se deben demostrar a través de lo que se denominan ‘pruebas doble ciego’. Por ejemplo, cuando se trata de estudiar la efectividad de un posible medicamento, frente a un placebo, tanto los pacientes que intervienen en el experimento –algunos de los cuales reciben el medicamento, mientras que otros sólo reciben un placebo–, como lo médicos que hacen el seguimiento del mismo, deben desconocer quienes están recibiendo el medicamento y quienes no. De aquí la denominación de doble ciego. El simple hecho de que el médico conozca que un paciente está recibiendo el tratamiento –aunque éste lo desconozca– puede transmitir inconscientemente información que haga que el paciente se sienta mejor. Deben ser personas diferentes del paciente y del médico las que realmente sepan qué paciente está recibiendo la medicación con la que se está experimentando y quiénes el placebo (Skeptic, volumen 14, número 4, p. 6).

¿Han seguido los sanergistas este protocolo de doble ciego como para poder afirmar que curan enfermedades? Permítanme que lo dude. No puedo ni llegar a imaginar cómo sería el tratamiento placebo en estos casos, pues me temo que sería indistinguible del que tratan de vender (razón por la cual estos sanergistas pueden estar consiguiendo algunos resultados que luego intentarán pasar como mérito suyo, cuando en realidad serán el porcentaje de éxito de los placebos de todos los tratamientos de este tipo, como la acupuntura o la homeopatía) ¿Están nuestros ciudadanos preparados desde un punto de vista científico como para analizar lo que esta propaganda de falsos sanadores implica? Estoy seguro de que la mayoría rechazará este tipo de actividades, pero más por razones que tienen que ver con la intuición que con la racionalidad. Es en este sentido en el que creo que no estamos teniendo éxito en la enseñanza de la ciencia.

Se podrá pensar que hacer propaganda de estas organizaciones de falsos sanadores es peor que ignorarlos. Pero tenemos que enseñar a nuestros alumnos, aplicando el método científico, cómo analizar estos casos también, no sólo los ejemplos que vienen en los libros, discutir con ellos cómo desmontar con razones científicas estos fenómenos –que abundan– y cómo desenmascararlos. Además, estoy seguro de que hay países en los que este tipo de organizaciones no pueden actuar. Aquí parece que pueden funcionar sin problemas y no deja de sorprenderme esta situación y de preocuparme las posibles consecuencias que para la salud de los ciudadanos pueden tener estas actividades.

Julio Güémez Ledesma

( Director del Aula de la Ciencia de la Universidad de Cantabria)

*SANERGIA,Alessandro di Masi y sus multiples engaños ocultos.
NOTA:

RedUNE, como responsable de esta página web, hacemos uso de la libertad de expresión y de información.

"Que de forma reiterada ha indicado el Tribunal Constitucional que, el reconocimiento constitucional de las libertades de expresión y de información ha modificado profundamente la forma de afrontar el enjuiciamiento de los delitos contra el honor en aquellos supuestos en los que la conducta a considerar haya sido realizada en ejercicio de dichas libertades, pues la dimensión constitucional del conflicto hace insuficiente el criterio subjetivo del "animus iniuriandi" tradicionalmente utilizado por la jurisprudencia penal para el enjuiciamiento de este tipo de delitos, y esta insuficiencia dimana de que los derechos que se establecen en el artículo 20 de la Constitución exceden del ámbito procesal porque significan el reconocimiento y la garantía de la opinión pública libre y , por tanto, del pluralismo político propugnado en el artículo 1 de la Constitución como uno de los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico..."

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

oasis 04/08/2017 17:57

Hola jesus como máximo ejemplo a seguir,no creía en doctores ni en religiosos, el usaba la energía de la luz para curar, he escuchado de personas que fueron poseidas por demonios y enfermadas por trabajos oscuros de magia negra con resultados catastróficos y no fueron curados por la medicina ni por la religión pero fueron ayudados y curados por sanergia, entonces quien tiene la razón,solo viviendo la situación de los demás podemos entender,que opinaria el autor de este blog si fuese poseido o dañado con magia negra y la medicina y la religión no pudieran hacer nada como ocurre en la mayoría de los casos, toda energía negativa nos daña,de allí el pecado y los 7 cabezas como pecados capitales,solo con la energía de la luz podemos ayudarnos,por eso con justa razón dijo el gran maestro jesus.Yo Soy la Luz del Mundo y el que ande conmigo no andará mas en tinieblas sino que la luz de la vida estara sobre el y el es la luz que alumbra a todo hombre que viene a este mundo porque en el esta la vida y la sanidad.

oasi 04/08/2017 17:35

Hola

masajes en Madrid 02/20/2017 01:10

Me gustó el post y con una información detallada, preciosa y esclarificadora sobre como podemos seguir mejorando con el paso del tiempo nuestro negocio, gracias!

masajes profesionales Madrid 12/01/2016 14:35

A veces, por escrito todo puede ser mucho más insinuante al expresarnos y dejar volar más profundamente nuestra imaginación, todo es cuestión de currárselo

Maria Miyares Carballo 11/05/2016 15:49

Cada persona tiene derecho a creer en lo que quiera y determinar con que método sanarse ya sea holistico o con la medicina tradicional, porque una persona pase 5 años estudiando en la universidad no lo hace sabio ni experto de nada, solo está aprendiendo lo que le están enseñando y punto, nuestro cuerpo puede curarse por si mismo y esto es a lo que nos ayudan estas personas a creer que nos podemos recuperar y la magia sucede. Por que invaden a estas personas llamándolos charlatanes y desacreditándolos, acaso la medicina tradicional lo cura todo y nadie que la usa muere? acaso las personas enfermas no tienen que pagar grandes sumas de dinero para sus medicamentos? vivan su vida y dejen que los demás vivan la suya o es que estas personas se creen tan listas porque no creen en estas cosas y los demás somos tontos?

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts